Quizás aún no seas consciente pero la mayor parte de esas manchitas oscuras que tienes en la piel muy probablemente sean lo que los expertos llaman “manchas por hiperpigmentación”… lo que tiene una buena y una no tan buena noticia. La buena es que es bastante fácil evitar que aparezcan más si sigues unas sencillas pautas. La mala es que aunque estas manchas sean sencillas de atenuar, para eliminarlas por completo seguramente necesitarás recibir tratamiento dermatológico de la mano de un médico.

¿QUÉ ES LA HIPERPIGMENTACIÓN Y QUÉ TIPOS HAY?

En realidad la hiperpigmentación son esas manchas oscuras que aparecen en la piel como consecuencia de una producción de melanina en exceso. Suelen aparecer en aquellas zonas más expuestas al sol como manos, cara y escote, y normalmente son más propensas a presentarse en aquellas personas de tono oscuro o en las mujeres.

¿Y qué tipos hay?... Pues, aunque existen muchos tipos de hiperpigmentación, los más corrientes son:

  • Las causadas por exposición al sol. Entre las que se incluyen las manchas pigmentarias y las seniles que suelen aparecer predominantemente en las partes del cuerpo más expuestas al sol y que podrás identificar porque son marcas pequeñas y oscuras.
  • Las causadas por cambios hormonales conocidas como melasma o cloasma y comúnmente denominada “máscara del embarazo”. Suelen afectar al 90% de las mujeres embarazadas y son bastante fáciles de identificar ya que son grandes, tienen una forma irregular y aparecen normalmente en cara y brazos.
  • Las causadas por una lesión postinflamatoria como puede ser el acné o tratamientos cosméticos del tipo exfoliación química, laserterapia o dermoabrasión. Suelen surgir en forma de manchas planas de color cambiado y pueden parecer pequeñas pecas o marcas más grandes “luminosas” o como de piel "nueva".

¿CUÁLES SON LOS 5 ERRORES MÁS COMUNES QUE CAUSAN HIPERPIGMENTACIÓN?

  1. No aplicar protector solar. ¿Recuerdas los tipos de hiperpigmentación que comentábamos más arriba?... Pues entonces ya sabes que el sol juega un papel fundamental en la aparición de este tipo de manchas… ¿La solución? Sea verano o invierno, utiliza protectores solares de SPF30 o más como el All Around (o al menos BB Creams como la Bronze o el Signature Essence) y recuerda reaplicarlos si has sudado o han pasado más de 2 horas y estás expuesta al sol.
  2. Limpiar en exceso. En Koco Chic somos firmes defensoras de la Doble Limpieza coreana pero, como todo, siempre en su justa medida. Y es que limpiar en exceso con un “fuerte” masaje o con productos agresivos, lo único que va a lograr es que tu piel se irrite y que (por un parte) se produzca una inflamación y (por otra) que tu cuerpo al detectar que has eliminado los aceites naturales de la piel, mande producir más sebo y, por tanto, aumenten las posibilidades de que aparezcan nuevos granitos. Y, como ves, en ambos casos puede terminar con una hiperpigmentación postinflamatoria. ¿La solución? Aplica los limpiadores faciales con un suave masaje y selecciona aquellos que sean delicados con tu piel como el de base acuosa Rich Moist a base de aloe vera y cerámidas, o el aceite Gentle Black rico en sésamo negro y semilla de grosella.
  3. Exfoliar muy seguido. Con la exfoliación todo son ventajas. La piel queda más suave, brillante y libre de impurezas, pero como en todo, si abusas de ella puedes dañar la barrera de protección de la piel y provocar irritaciones e inflamaciones que se traducirán en posibles manchas por hiperpigmentación. ¿La solución? No abuses de la exfoliación y utiliza exfoliantes suaves como el mecánico a base de azúcar moreno de Klairs o el químico de CosRx con una combinación de lo mejor de los ácidos AHA y BHA.
  4. Reventar los granitos. Seguro que alguien alguna vez te ha dicho: “si te sale un granito, lo mejor que puedes hacer es reventarlo. Así aceleras el proceso de curación y no se verá tan horrible”… pero ¡ERROR! Cuando te sale un granito, tu cuerpo lo trata como una lesión que conlleva una inflamación y que (como medida de protección) provocará una mayor producción de melanina… Por eso, si “explotas” ese granito, tu cuerpo reaccionará como si la lesión se hubiera agravado provocando una inflamación aún mayor y, por tanto, produciendo aún más cantidad de melanina. ¿La solución? Deja el granito en paz y utiliza tratamientos intensivos antiacné como los discretos parches transparentes de hidrogel de CosRx que curan, aplanan y eliminan el acné.
  5. No probar antes los nuevos cosméticos. Como siempre recomendamos, cuando incorpores nuevos productos a tu rutina, hazlo de uno en uno por si se diera el caso que alguno de ellos te produce alguna reacción, irritación o inflamación… Piensa que no solo será contraproducente para el bienestar de tu piel, sino que además puedes provocar una hiperpigmentación postinflamatoria. ¿La solución? Recuerda incorporar productos de uno en uno con al menos un día de diferencia y, a ser posible, aplícalo la primera vez en el brazo a modo de prueba para descartar que tu piel sufre algún tipo de reacción.

También te pueden interesar los Posts: Exfoliantes Químicos vs Mecánicos; Los 10 errores de cuidado facial que probablemente estés cometiendo; Los 10 Mitos de la Rutina de Belleza coreana; o 7 Errores que envejecen tu piel.

Deja un comentario