Si estás leyendo este Blog, es que definitivamente estás interesada en el cuidado de tu piel, así que nos atreveríamos a apostar que, como poco, las cremas hidratantes forman un papel importante en tu día a día. Pero, ¿y si te decimos que puedes estar usando la crema equivocada?, ¿que tu piel necesita en cada momento una crema concreta? o ¿que una crema de día, no es lo mismo que una de noche o que una mascarilla nocturna?… Hoy te contamos la diferencia y te explicamos por qué debe usarse cada una en ocasiones distintas y cuándo.

CREMA HIDRATANTE DE DÍA

Los expertos coinciden. Todos los días antes de salir de casa, es fundamental aplicarse una buena crema que aporte hidratación y favorezca la formación de una barrera protectora frente a las agresiones externas como la polución, el tabaco o el viento. Se recomienda que incluya protector solar pero si es inferior a SPF 30, es preferible usar primero una crema hidratante y rematar con un protector solar ligero de SPF superior. La crema de día también debe ser rica en antioxidantes como la Vitamina E o los extractos de Té Verde, porque son los que te ayudarán a proteger la piel de agresiones externas como los rayos UV o los daños medioambientales. Y, por último, debe ser de rápida absorción. Es preferible dejar las cremas pesadas para la noche y sacar las ligeras o de textura gel para el día, como la Super Aqua Ultra Waterfull Clear Cream de Missha

Uso: diario. Por el día

Perfecto para: todo tipo de pieles

CREMA HIDRATANTE DE NOCHE

Los datos son claros. Todas las investigaciones realizadas al respecto muestran que al finalizar el día, la hidratación de la piel es inferior. Por eso, las cremas que usemos por las noches deben ser cremas que aporten una mayor hidratación y nutrientes a la piel, que tengan texturas más pesadas, y que funcionen como un refuerzo diario al terminar el día. Lo ideal es que sean ricas en ingredientes antiaging como el retinol o el ácido glicólico, y que ayuden a sacar el máximo provecho a las horas de mayor regeneración celular (entre las 22.00h y las 02.00h), favoreciendo así la renovación de la piel y la reparación de los daños causados durante el día. 

Uso: diario. Por la noche

Perfecto parapieles secas, sensibles, mixtas y maduras

No se recomienda para: pieles jóvenes, grasas o acnéicas

MASCARILLA DE NOCHE

Mascarilla de noche, crema nutritiva, sleeping mask, sleeping pack,… Ya ves que tiene muchos nombres similares pero en ningún caso es lo mismo que la crema hidratante de noche. Para que nos entendamos, la crema de noche es “el refuerzo diario de hidratación”, y la mascarilla de noche es “el tratamiento de belleza de emergencia”. La diferencia fundamental reside en su fórmula. Mientras que la crema de noche posee ingredientes nutritivos y extra hidratantes, la mascarilla de noche además cuenta con efectos y beneficios similares a los del sérum gracias a una fórmula más activa y eficaz (repara, blanquea, regenera,…). También se diferencian en las texturas: la primera es más pesada y la segunda (mascarilla de noche) suele ser de textura gel y de rápida absorción.

Entonces… “si la sleeping mask es mejor que la crema hidratante de noche ¿por qué no usarla todos los días?”… Pues porque se trata de un refuerzo SOS, un tratamiento intensivo que le das a tu piel de manera puntual pero que si usas en exceso, perderá eficacia y dejará de funcionar para tu piel.

Si tienes la piel fatigada y estás buscando una crema nutritiva que le devuelva vitalidad y acabe con el tono apagado y desigual, entonces necesitas la Ultimate Nourishing Rice Overnight Spa Mask de CosRx. Si lo que buscas es un efecto antiaging y blanqueante, entonces tu mascarilla es la Intense Care Dual Effect Sleeping Pack de Tonymoly

Uso: 2 veces a la semana. Por la noche

Perfecto para: pieles secas, sensibles, mixtas y maduras

Ahora que conoces la diferencia y la importancia de usar cada crema en cada ocasión, ¡es el momento de replantear tu rutina! Utiliza las cremas más ligeras con protector solar y antioxidantes para el día, y deja para la noche las de textura más pesada y fórmulas más nutritivas e hidratantes. Y, recuerda, un par de noches a la semana, sustitúyela por una sleeping mask. Dándole a tu piel lo que necesita en cada momento, ¡notarás la diferencia!

Deja un comentario