Quizás pienses que el orden de aplicación de tus cosméticos sea una cuestión sin importancia pero déjame decirte algo: Cada euro que hayas invertido en ellos será más o menos rentable en función de en qué orden te los apliques… Sí, así es. No es exageración. Tu crema de siempre puede ser más o menos efectiva según cuándo te la pongas. Por eso hoy te vamos a contar la lógica que se esconde detrás de ese orden para que no tengas que aprenderte los pasos de memoria, sino simplemente entiendas el porqué y puedas aplicar la pura lógica.

Empecemos por lo más básico. Sea como sea y de donde sea (coreana, inglesa, mexicana,…), cualquier rutina de belleza que se precie siempre va a contar con tres fases: Una primera de limpieza. Una segunda de hidratación y tratamiento. Y una tercera de protección… Pero no porque lo haya dicho algún gurú de la cosmética sino porque es la única manera de que tu piel esté sana y sea capaz de sacar el máximo partido a todo lo que le eches…

FASE DE LIMPIEZA

  • Y exactamente ¿qué cosméticos son los de esta fase?”...Pues obviamente todos aquellos cuya función sea la de limpiar la piel. Si hablamos de la Rutina de Belleza Coreana, serían los 4 primeros: 1. Desmaquillador y Aceite Limpiador, 2. Limpiador de base acuosa, 3. Exfoliante y 4. Tónico.
  • Y ¿por qué deben aplicarse en este orden?” Pues en realidad tiene mucho que ver con la química y con la incapacidad que tienen el aceite y el agua para mezclarse. Me explico… Ya sabes que para protegerse, nuestra piel produce de manera natural aceite que es el sebo. Si a esa grasa natural le sumas el maquillaje cuya base es oleosa, el resultado es que tu piel al finalizar el día cuenta con una buena capa de grasa o aceite que no podrás eliminar con un limpiador acuoso por la incapacidad que tienen el aceite y el agua para mezclarse. Por eso, primero deberás usar un aceite limpiador como el M Perfect para acabar con la suciedad de base oleosa, y a continuación un limpiador acuoso como el BB Cleanser para acabar con las compuestas a base de agua como el sudor o la suciedad en general. Si lo hicieras al revés, por esta cuestión química, la limpieza sería ineficaz. (leer más sobre La Doble Limpieza). A continuación, debes seguir, un par de veces a la semana, con un exfoliante como la esponja de Konjac para acabar con las células muertas; y siempre, siempre, siempre finalizar con un buen tónico como el Sea Daffodil para eliminar cualquier resto de suciedad que pudiera haber quedado en la piel pero, sobre todo, para reequilibrar el pH que hemos alterado al realizar la limpieza.
FASE DE HIDRATACIÓN Y TRATAMIENTO
  • Una vez que has dejado la piel limpia y preparada para absorber de manera eficaz todo lo que le eches a continuación, toca la fase en la que se utilizan los cosméticos que tienen una finalidad hidratante e incluso de tratamiento (antimanchas, antiarrugas, reafirmante,…). “¿Y cuáles son?”. Pues básicamente la mayoría de los que te suenan que no sean limpiadores ni protectores solares como tal. En la Rutina de Belleza Coreana, serían los que van del 5º paso al 9º: 5. Esencia, 6. Sérum, 7. Mascarilla facial, 8. Contorno de ojos y 9. Crema hidratante.
  • ¿Y por qué hay que seguir este orden?”. Por un motivo muy sencillo: Hay que ponérselo fácil a la piel para que los pueda ir absorbiendo de manera eficaz. Por eso, tienes que aplicarlos de los que tienen texturas más ligeras (como es la esencia Immortal Youth) a los de consistencia más densa (como es la crema hidratante Calendula Juicy). Si dudas, simplemente ponte un poquito en los dedos y compárala con el resto. Así sabrás si es más o menos densa y si debes aplicártela antes o después.
FASE DE PROTECCIÓN
  • Y, para finalizar, una vez tienes la piel limpia y cuidada, toca ponerle la armadura con un protector solar como el Safe Block Essence… Ya te imaginarás que este debe ser el último paso para poder estar en la última capa y ser así más eficaz frente al sol. Por eso, si a continuación vas a maquillarte, recuerda aplicarte maquillaje con SPF como el Signature Essence, porque si no, el protector solar que te hayas puesto perderá eficacia.

    En definitiva. Cuatro son las claves que debes recordar para saber qué orden seguir con los cosméticos: 1. Toda rutina cuenta con 3 fases (limpieza, hidratación y protección); 2. Los limpiadores debes usarlos siguiendo el principio químico del aceite y el agua; 3. Los hidratantes se aplican de los más ligeros a los más densos; y 4. El Protector solar siempre debe ser el último paso de tu rutina.

    También te pueden interesar los Posts: Los 10 errores de cuidado facial que probablemente estás cometiendo, La Doble Limpieza Coreana, La Rutina de Belleza coreana en detalle o La Rutina de Belleza Coreana (una guía rápida).

    Deja un comentario