Si aún no has probado la Doble Limpieza, puede que no te lo parezca, pero déjame decirte que este es sin duda el pilar básico de cualquier rutina de belleza diaria. Y no porque la hayan puesto de moda las coreanas o las japonesas, sino porque miles de mujeres ya la practican a diario en sus hogares, y han podido comprobar en primera persona sus múltiples ventajas.

EN QUÉ CONSISTE

Se trata de un método de limpieza muy sencillo que combina dos tipos de limpiadores sea cual sea tu tipo de piel. Primero se aplica sobre la piel seca un aceite limpiador que ayuda a eliminar el exceso de sebo, las impurezas de base oleosa (como el maquillaje o el protector solar), y cualquier resto de contaminación. Y, en segundo lugar, se aplica sobre la piel humedecida un limpiador de base acuosa que acaba con cualquier residuo o impureza que pudiera haber quedado en la piel.

¿POR QUÉ ES TAN IMPORTANTE?

Básicamente porque cada limpiador acaba con un tipo de suciedad e impurezas. Mientras que el aceite limpiador elimina aquellas de base oleosa, el limpiador de base acuosa acaba con las compuestas a base de agua (como el sudor o la suciedad en general). Digamos que de este modo, con la Doble Limpieza te garantizas que la piel quede completamente limpia y, por tanto, lista para absorber de manera eficaz todo lo que le eches a continuación… así te asegurarás que cada euro que inviertas en tu cuidado facial, sea realmente rentable, y la piel quedará más suave y saludable.

Mis favoritos:

ERRORES Y MITOS MÁS COMUNES

“Todo esto de la Doble Limpieza me parece una exageración”

Hace un tiempo te habría dado la razón pero no podía estar más equivocada. Haz tú misma la prueba. Límpiate la cara con tu limpiador habitual y a continuación pásate un disco de algodón por todo el rostro… Sí, ese colorcillo crema que queda en el disco que hasta hace un momento era blanco, es suciedad, contaminación, residuos e impurezas que aún estaban en tu piel y que harán que no absorba correctamente los hidratantes que le vayas a echar a continuación.

“Si tengo la piel grasa, no puedo usar un aceite limpiador”

¡Falso! Justo lo contrario. Si tienes la piel grasa o mixta, sin duda tu limpiador estrella es el aceite limpiador. En realidad se trata de una cuestión de pura química o ¿acaso nunca has escuchado eso de que “el aceite y el agua no se pueden mezclar”?... ¡Exacto! Si tienes exceso de sebo, el aceite limpiador siempre será más eficaz a la hora de “arrastrar” y limpiar esa grasa natural antes que un limpiador de base acuosa.

“La Doble Limpieza limpiará en exceso mi piel y la resacará”

Error. Obviamente con la Doble Limpieza dejarás la piel mucho más limpia que con un único limpiador, pero los aceites limpiadores están especialmente formulados para acabar con suavidad con las impurezas de base oleosa sin eliminar los lípidos y ceramidas de la piel, que es lo que da la sensación de sequedad y tirantez.

“Si no estoy maquillada, no necesito la Doble Limpieza, ni tampoco por la mañana”

¡Falso! Nuestra piel se enfrenta cada día sin salir de casa a suciedad e impurezas de base oleosa y acuosa (como el sudor y el sebo), por tanto, la Doble Limpieza siempre es necesaria,… incluso por las mañanas. Al fin y al cabo, mientras dormimos nuestra piel aprovecha para regenerarse y producir sebo que va a parar a los poros y que, si no se limpian correctamente al levantarnos, provocan su ensanchamiento, un aumento de la producción de grasa, y mayores posibilidades de que aparezcan puntos negros y granitos.

Ahora que sabes por qué es tan importante la Doble Limpieza, ¿a qué esperas? ¡Pruébala y descubre en primera persona todas sus ventajas!

Comentarios

Koco Chic el

Genial! No dejes de contarnos qué te parece! (^.^)

Lo probaré! el

La primera limpieza la hago con agua micelar pero quiero probar el aceite!

Deja un comentario