Si te suena de algo la rutina de belleza coreana, seguramente conocerás sus famosos e intimidantes 10 pasos para el cuidado facial. Sí, lo sé, sé qué estás pensando ahora mismo “¿10? ¿En serio? ¿Cada día? ¡Que no cuenten conmigo! ¡No tengo tiempo ni ganas!”… Y te entiendo. Te entiendo porque yo pensé exactamente lo mismo la primera vez que oí hablar de los 10 pasos. Y es que, seamos sinceras, se necesitan ganas, tiempo y dinero para hacer una completa rutina de belleza coreana y encima diaria…o ¿no?... Pero ¿y si te digo que se tarda mucho menos de lo que piensas? ¿que no hay que invertir el dinero que crees? ¿y que, aunque ahora te parezca imposible, si la sigues, terminarás totalmente enganchada a ella?

Sí, lo sé. Sigues pensando que esta rutina no va contigo, que te da pereza y que es más que improbable que pases de no cuidarte nada la piel o más bien poco, a este nivel experto. Pero ¿sabes qué? Que a mí me pasó como a ti. En mi caso no me cuidaba prácticamente nada, solo usaba toallitas desmaquilladoras, me enjuagaba la cara con agua, y listo. Esa era mi gran rutina. Sana, ¿verdad? Y, sin embargo, ahora no pasa un día sin que me haga una completa rutina mañana y noche.

LA FÓRMULA MÁGICA PARA PASAR DE NIVEL INEXPERTO A EXPERTO

Que no te engañen. No hay tratamientos milagrosos ni instantáneos para conseguir una piel radiante. Todo se fundamenta en la motivación. En las ganas que tengas de invertir tiempo y esfuerzo en el cuidado de tu piel. Una motivación que puede llegar por dos motivos. Por miedo a tener una piel de 50 años a los 30. O por pura emoción por comprobar en primera persona cómo tu piel cambia y mejora hasta el punto que la gente te la piropea. (esta última es la que me mola a mí (^-^)).

Dicho esto, ¡allá vamos! Te contamos la fórmula mágica para lograr seguir una completa rutina:

  • Como dice la canción de Luis Fonsi, despacito. No pretendas empezar de golpe con todos los pasos. Si nunca la has seguido, ve poco a poco introduciendo nuevos cosméticos según vayas viendo que los tienes totalmente conquistados. Si lo haces de la otra manera, créeme, te pasará como aquella vez que te apuntaste al gimnasio y no lo volviste a pisar, o como cuando seguiste aquella dieta milagrosa.
  • No te obsesiones con los 10 pasos. Una completa rutina no tiene que ser la que pasa por las 10 fases. La piel de cada mujer es todo un mundo y quizás a la tuya solo le vayan bien seguir unos pocos pasos. Ve ajustando tu rutina en función de cómo vayas notando que evoluciona tu piel, hasta completarla con aquellos cosméticos que sabes que realmente te funcionan. No te rodees de productos que no vayas a usar ni compres productos que no necesites.   
  • ¡Atrévete a probar! Prueba distintos productos, marcas, combinaciones (no solo coreanas),…solo así darás con la fórmula que llevará tu piel hasta un nivel superior.
  • No te vuelvas loca. No inviertas demasiado. Hoy en día puedes encontrar muchas marcas y productos de elevada calidad a precios asequibles. Marcas asiáticas, europeas, americanas,…Personalmente prefiero las coreanas porque son las que, con mucha diferencia, he comprobado que mejores resultados me dan en menos tiempo, pero si tienes un producto de buen precio que te funciona bien, sea de donde sea, ¡adelante con él!

LA RUTINA DE BELLEZA COREANA DE 10 PASOS

Y por fin llegamos a la intimidante rutina coreana. No te impresiones ni te eches atrás. Si has llegado hasta aquí, estás a punto de descubrir cómo conseguir una piel radiante y por qué son necesarios cada uno de estos pasos. Un consejo. Presta especial atención a la doble limpieza (paso 1 + paso 2), la esencia (paso 5) y la mascarilla facial (paso 7), porque estos 3 pasos son los que las coreanas consideran fundamentales.    

  • Paso 1. El desmaquillador y el aceite limpiador: Aquellos días en los que lleves maquillaje waterproof, comienza tu rutina usando un disco absorbente empapado en desmaquillador para ojos y labios, sobre el rostro seco. A continuación, usa un aceite limpiador para el resto de la cara (masajéatela y échate un poquito de agua tibia para que emulsione y limpie con mayor profundidad). Aclara con agua tibia y sécate muy levemente la cara (que quede un poco húmeda).
  • Paso 2. El limpiador de base acuosa: Ahora que te has limpiado la cara, estás lista para… ¡volver a limpiártela! ¡Toca la doble limpieza! Sí. Sé que estarás pensando que es una exageración y que no hace falta limpiar dos veces, pero si no me crees a mí, haz tú misma la prueba del algodón. Lo digo en serio. “El algodón no engaña”, así que pásatelo por todo el rostro y míralo bien cuando termines. Ese colorcillo que queda en el disco que hasta hace un momento era blanco, sí, es suciedad, contaminación, residuos e impurezas…Así que, hazme caso, y aplícate un limpiador de base acuosa sobre la cara humedecida, date un suave masaje y aclara con agua tibia pasados unos segundos.
  • Paso 3. El exfoliante: Aplícatelo sobre el rostro humedecido con agua tibia y deja emulsionar durante un minuto dándote un suave masaje. A continuación, aclara (con agua tibia de nuevo) y sécate la cara con una toalla dándote suaves toquecitos. No dejes de usar el exfoliante una o dos veces por semana. Te ayudará a eliminar todas las células muertas y ablandará los restillos que se acumulan en los poros, lo que se traduce en una piel más limpia y preparada para absorber eficazmente todo lo que viene a continuación.
  • Paso 4. El tónico: Lo confieso. Me he convertido en una fanática de los tónicos. Hasta que me enganché a la rutina coreana, reconozco que no tenía ni idea de qué era un tónico ni para qué servía (>.<) pero ahora proclamo a los 4 vientos que ¡estoy totalmente enamorada! Me encanta la sensación de limpieza absoluta que deja. Lo tonificada que queda la piel y la sensación de hidratación extra que aporta. Además, reequilibra el pH, y limpia cualquier residuo que hubiera quedado de los pasos anteriores, dejando la piel perfecta y preparada para absorber eficazmente todos los nutrientes que vienen a continuación. Para usarlo bien, simplemente esparce el tónico por el rostro con un disco de algodón o con los dedos, dándote suaves toquecitos. En unos segundos se habrá absorbido complemente (¡no aclares!) y podrás notar la piel automáticamente más fresca, hidratada y lista para empezar la fase de hidratación y tratamiento con la esencia y el serum.
  • Paso 5. La esencia: Si hay algún paso en el que las coreanas “ponen toda su fe”, ese es el de la esencia. Es una sustancia de rápida absorción y consistencia más acuosa que hidrata, da brillo e incrementa la regeneración celular. Es el cosmético fundamental que debes incorporar a tu rutina diaria si de verdad quieres notar resultados visibles. Aplícate unas 3 gotitas directamente sobre el rostro y date suave toquecitos para que se absorba bien. (¡No aclares!).
  • Paso 6. El sérum: Hasta que me introduje de lleno en el mundo de la cosmética coreana, francamente, no sabía distinguir entre sérum y esencia. Sinceramente pensaba que eran lo mismo o casi, pero no. El sérum (también llamado suero, estimulante o ampolla) es una sustancia de consistencia más densa que la esencia y actúa como tratamiento específico. Con él podrás iluminar la piel, mejorar su elasticidad, mitigar las manchas o suavizar las líneas de expresión. Aplícate unas 3 gotitas sobre la piel, dándote suaves toquecitos y deja que se absorba completamente antes de continuar con el siguiente paso.
  • Paso 7. La mascarilla facial: Lo bueno de este paso es que al ser un cosmético de un solo uso y de precio reducido, puedes probar tantas variedades, formatos y tratamientos como te apetezca. Lo ideal es que uses al menos dos mascarillas a la semana pero, recuerda que dependerá de cómo sea tu piel. Por ejemplo, si tienes la piel grasa con una a la semana sería suficiente, mientras que si la tienes muy seca, deberías usar más de dos. Ponte la mascarilla sobre el rostro, ajústatela bien y deja actuar durante 20 minutos. Con este sencillo paso, le aportarás un chute de energía en toda regla a tu piel. El contacto prolongado y el tejido de la mascarilla evitarán que se evapore la esencia, mejorando la capacidad de absorción de todos sus ingredientes, y consiguiendo una piel más hidratada, nutrida y cuidada.
  • Paso 8. La crema para el contorno de ojos: He de ser sincera. Hasta que me enganché a la rutina coreana, pensaba que este paso estaba de más. Estaba completamente segura que con aplicarte un poco de crema hidratante en el contorno de ojos, era suficiente…pero no podía estar más equivocada. Que no te pase como a mí. ¡No menosprecies este paso! Piensa que la piel alrededor del ojo es la más delicada, hasta 10 veces más fina que la del resto del rostro, y la más sensible a sufrir microarrugas. Por eso necesitas cremas especiales para esa zona que sean rica en nutrientes e ingredientes que hayan sido especialmente formulados para mejorar su elasticidad y no irritarte el contorno de ojos. Con esta crema podrás combatir las ojeras, la hinchazón y las patas de gallo. Elige tu contorno de ojos y aplícatelo con suaves golpecitos. Siempre desde dentro hacia afuera y solo en los parpados fijos, es decir, donde hay hueso.
  • Paso 9. La crema hidratante: Este es el paso en el que más a gusto me sentía yo cuando empecé a cuidarme la piel. Era el único que de verdad conocía y controlaba, así que podía disfrutar de la tranquilidad de ser un “territorio conquistado” (^-^). Elige la crema que mejor vaya con tu tipo de piel y con aquello que quieres tratar, y aplícatela sobre el escote, cuello y rostro. Extiéndela siguiendo movimientos ascendentes de dentro hacia fuera, y recuerda no embadurnarte ni presionar al extender la crema… Solo conseguirás tapar los poros, disminuir su efecto e irritarte la piel. ¡Importante! Al menos una vez a la semana, sustituye tu crema hidratante diaria por una de noche (también llamada mascarilla de noche o crema nutritiva). Es más densa e hidrata más intensamente, lo que significa que la crema sacará el máximo partido a tus horas de sueño que es cuando se regenera y se renueva tu piel.
  • Paso 10. El protector solar: Tengo que reconocerlo. Siempre me ha dado una gran pereza el protector solar… pero si de verdad te preocupas por tu bienestar, tu salud y la calidad de tu piel, ¡no puedes dejarlo pasar! Sí, lo confieso sigo teniendo una relación de amor/odio con él pero, aunque a regañadientes, ahora no salgo nunca a la calle sin protector solar. Es el pequeño precio que tengo que pagar para que no me surjan manchas oscuras, signos de envejecimiento ni, por supuesto, problemas graves de salud. Si te pasa como a mí, mi consejo es que utilices un protector solar que no te deje un tono blanquecino en la piel, que no sea espeso, que sea de rápida absorción y que no sea de fuertes olores (nuestro All Around Safe Block Essence es exactamente así). Y si aún así, no quieres usar protector solar, al menos, cuando empieces a continuación a maquillarte, usa una BB Cream que tenga SPF.

Y ¡listo! Parece mucho ¿verdad? Pero piensa que el exfoliante y la mascarilla solo lo usarás una o dos veces por semana, generalmente de noche. Y que el protector solar solo lo aplicarás por las mañanas. Es decir, que tu rutina diaria realmente se reducirá de 10 a 7 pasos en los que tardarás menos de 5 minutos (lo tengo cronometrado (^-^)). Así que, anímate y ve probando poco a poco qué pasos te van bien y con qué notas grandes mejorías. ¡Ah! ¡Y trata de no cambiar este orden! Piensa que así la piel sacará el máximo partido a tu rutina y que podrá ir absorbiendo eficazmente todo lo que le eches, lo que se traduce en ¡mejores resultados y más rápidos! 

Comentarios

Giuliana el

Hola! Buscando info de rutina coreana llegué aquí :) mi duda es, ¿qué pasa si una de las mascarillas que uso luego necesita enjuague? Como las de arcilla, por ejemplo. ¿igual tiene que ir en último lugar o la tengo que aplicar antes del tónico y demás? Porque en teoría ya a partir del tónico mo hay que enjuagar más, y si me pongo una mascarilla de ese tipo a lo último y me enjuago… no estaría de alguna forma eliminando todo lo que me puse antes?

Koco Chic el

¡Así es, Nata! Una de las grandes ventajas de la cosmética coreana es que tienes productos de alta calidad a buen precio…Es la parte positiva de que en Corea haya tantísima competencia en el sector de la cosmética ;)

Nata el

Me encanta! Yo tambien empece ya hace un tiempo y he notado la diferencia en mi piel. Y la verdad los productos no son para nada caros.

Koco Chic el

Hola Andy! Sí, la rutina de belleza coreana se sigue cada día y cada noche. A priori puede parecer extensa pero la realidad es que se tarda mucho menos de lo que nos podamos imaginar (unos 7 minutos aprox). Ten en cuenta que hay pasos que no se realizan cada día (como la mascarilla o la exfoliación mecánica) o por las noches, como el paso del protector solar.
Si tienes alguna duda más, escríbenos!
Gracias y feliz lunes!

Andy el

Hola! Una pregunta esto se hace día y noche, o solo es en la noche?

Deja un comentario