Vale, quizás no estés cometiendo los 10, quizás seas de las afortunadas que solo está cometiendo unos pocos, pero echa un vistazo a este listado porque aquí tienes los errores más comunes que se suelen realizar a la hora de cuidar la piel y que deberías corregir cuanto antes.

  1. No limpias a fondo la piel. Y, no, “limpiar” no significa usar una toallita limpiadora o un único limpiador, no (^.^). “Limpiar” significa dejar la piel absolutamente perfecta y libre de cualquier impureza para que así, todos esos cosméticos en los que te has dejado el bolsillo, realmente sean efectivos y tu piel de verdad pueda absorber todos sus beneficios e ingredientes… Porque si los poros están “tapados” con suciedad, ¿cómo van a poder absorber lo que le eches encima?.... Por eso, sea como sea tu piel, debes incorporar la Doble Limpieza coreana a tu rutina diaria. Es una práctica muy sencilla que combina dos limpiadores. Primero un aceite limpiador sobre el rostro seco y a continuación un limpiador de base acuosa sobre la piel humedecida.
  2. No sigues el orden correcto. Lo sé. Hay demasiados pasos y demasiados productos, por eso, en este caso, lo mejor es aplicar la lógica. Olvídate de memorizar nada. Solo aplica los cosméticos según su consistencia para que la piel los pueda ir absorbiendo y no se “ahogue”: ve de los más ligeros o acuosos, a los más densos. Si lo haces al contrario (por ejemplo, primero la crema y luego la esencia), tu piel no podrá absorber de manera eficaz el segundo.
  3. No eres constante ;). Tu rutina tiene que ser diaria, mañana y noche. Si solo te cuidas la piel algunos días o te aplicas una mascarilla al mes, será muy difícil lograr los cambios y mejorías que buscas en ella.
  4. No previenes, solo reaccionas. Siendo sincera, esto es algo muy occidental... Mientras que las coreanas empiezan a prevenir los signos de envejecimiento mucho antes de que surjan, las occidentales somos más de empezar a tratar las arrugas y líneas de expresión cuando aparecen… Por eso, si estás a tiempo, empieza a tratar tu piel antes de que surjan las primeras arrugas, manchas o falta de elasticidad con productos como los del trío de ases de Missha. Así la mantendrás joven por más tiempo.
  5. No usas los cosméticos correctos para tu piel. Usar los productos incorrectos no solo puede provocar el efecto contrario, sino también el surgimiento de irritaciones. Por tanto, asegúrate que tu rutina está compuesta por aquellos productos que de verdad van bien con tu tipo de piel y con lo que quieres tratar (si tienes alguna duda, puedes preguntarnos aquí).
  6. No sigues la regla de “los 3 segundos”. Podrá parecer una exageración pero la Ciencia ha demostrado que si hidratas tu piel inmediatamente después de realizar la limpieza facial (3 segundos), ésta es mucho más receptiva a absorber y capturar eficazmente toda esa hidratación.
  7. No aplicas correctamente tu crema. Puede dar cierta pereza pero para lograr los mejores resultados, la crema no debes extenderla sobre la piel sino aplicarla con suaves golpecitos desde el interior de la cara y hacia fuera. Así mejorarás su absorción, no favorecerás los efectos de la gravedad, y evitarás irritaciones.
  8. No utilizas protector solar todo el año. Quizás creamos que el sol es agresivo solo cuando hace calor y vamos a la playa pero no. Cada día que sales de casa, sea verano o invierno, te expones a sus efectos (como poco, manchas y arrugas). Así que, no olvides protegerte todo el año pero, si eres de las que le da pereza usarlo en invierno (como una servidora), al menos utiliza maquillaje con SPF, como mis favoritos: la BB Cream Bronze Super Plus (SPF50+/PA+++) o el cushion Signature Essence (SPF 50/PA+++)Maquillaje coreano
  9. No reajustas tu rutina según las necesidades de tu piel. ¿Verdad que no tiene sentido comer el mismo plato de pasta todos los días del año?... Pues a tu piel le pasa algo parecido. En verano, por ejemplo, tu piel estará más grasa. Y en invierno, más deshidratada y tirante. Por eso, no debes usar los mismos productos siempre, sino reajustar tu rutina en cada momento de acuerdo a sus necesidades.
  10. No limpias la pantalla del móvil. ¡No te rías! ¡Va en serio! ¿Nunca te ha pasado cuando terminas de hablar por teléfono que se queda la pantalla manchada con restos de maquillaje o de la crema?... Pues imagínate si van pasando los días y jamás lo limpias. Tu pantalla se llenará de porquería, bacterias y gérmenes que ¡te estarás poniendo en la cara cada vez que te llamen! Arrrgg… Además de ser bastante desagradable si encima tienes la piel grasa, estarás dejando la puerta abierta a los odiosos granitos.

    También te pueden interesar los Posts: La Doble Limpieza, Tu rutina de belleza en Otoño o La Rutina de Belleza coreana.

    Comentarios

    Bea el

    Gracias, Berta! Me alegro que os haya gustado! Y, claro! Nos pasaremos a echarle un vistazo ^^

    Berta el

    Hola, Bea. Enhorabuena por el post, nos ha gustado mucho. Nos ha sorprendido mucho el de la pantalla del móvil, ya que es totalmente cierto y no solemos caer en que toda la suciedad que hay en la pantalla nos la ponemos en la cara cuando hablamos por teléfono. Qué bien que además ofrezcas soluciones para cada error, y es que mantener una buena higiene facial es muy importante, sobre todo ahora que llega el frío, y con él, por ejemplo, los labios cortados. También es muy importante tener cura de nuestra sonrisa ahora que llega la Navidad, porque, ¿qué mejor complemento para una piel radiante que una sonrisa de cine? Pues de esto hemos hablado en nuestro blog –enciasgum-. Nos gustaría mucho que le echaras un vistazo. Te dejamos el link por si te apetece pasarte: http://www.enciasgum.es/tu-boca-en-invierno-pide-un-extra-de-mimos-cuidala/

    Deja un comentario