¿Recuerdas la canción de Alejandro Sanz? ¿La de “No es lo mismo”?... Pues perfectamente se podría aplicar al post de hoy, porque igual que no es lo mismo “ser que estar”, tampoco es lo mismo “piel seca que deshidratada”. Quizás puedan parecer términos prácticamente iguales pero no lo son, y la forma de hacerles frente, tampoco. Por eso hoy, vamos a explicarte cómo distinguirlas para que cuando notes la piel más tirante y seca, puedas identificar exactamente de qué se trata y así tratarla correctamente.

PIEL DESHIDRATADA

Aunque nos refiramos a ella como “piel deshidratada”, no se trata de un tipo de piel sino de una condición. Es de carácter temporal y puede afectar a cualquiera, incluso a las pieles más grasas. Generalmente suelen surgir por cuestiones ambientales como el frío o el viento; por permanecer mucho tiempo en espacios con calefacción o aire acondicionado; por cambios bruscos de temperatura; o por desajustes hormonales. Por eso, es muy habitual que la piel deshidratada surja cuando bajan las temperaturas y comienza la época de frío y viento.

¿Cómo identificar la piel deshidratada?

Cuando la piel pasa una de estas fases, se caracteriza porque los poros se ven aumentados, mientras la piel tiene un aspecto más apagado, reseco y una textura más áspera. Cualquier arruguita o línea de expresión que tengas, con la piel deshidratada será ahora mucho más visible. También tendrás una constante sensación de sequedad, y una mayor sensibilidad frente al agua caliente y los jabones.

KocoTip:

Si aún así, no te aclaras a la hora de identificarla. Sigue este #KocoTip: Pégate un pequeño pellizquito en la zona que notes más reseca, y observa cómo reacciona la piel. Si tras el pellizco, se queda levantada y “plegada”, entonces es que la piel efectivamente está deshidratada.

¿Cómo tratarla?

Al tratarse de una condición de la piel temporal, es relativamente fácil devolverle la hidratación que ha perdido y recuperar tu piel habitual. Lo fundamental es hidratarse intensamente por dentro y por fuera. Bebe 2-3 litros de agua al día. Sigue una dieta rica en frutas y verduras. Evita la sal, el alcohol, el tabaco, los laxantes o los diuréticos. Y utiliza mañana y noche cosméticos (mejor para pieles sensibles), que sean altamente hidratantes y que estén formulados a base de ingredientes naturales (vitamina E, ceramidas, aloe vera,…) y aceites esenciales libres de toxinas, como nuestra crema vegana Calendula Juicy Cream de aromatica o la espuma limpiadora Rich Moist Foaming Cleanser de Klairs.

PIEL SECA

Al contrario de la piel deshidratada, la piel secaes un tipo de piel y viene determinada fundamentalmente por la genética, no por una fase. Lo bueno de esta piel, es que al no producir demasiado sebo natural, es menos proclive a sufrir puntos negros y granitos. Lo malo es que es mucho más propensa a que se noten antes las arrugas y signos de envejecimiento al no estar permanentemente hidratada de manera natural.

¿Cómo identificar la piel seca?

En general, se caracteriza por tener poros más pequeños y menos visibles, lo que se traduce en una dificultad mayor para producir aceite natural y conservar los humectantes de la piel. La piel es más fina y su aspecto es más escamoso, opaco y pálido. Suele ir acompañada de una constante sensación de tirantez y menor elasticidad e, incluso, puede llegar a picar.

KocoTip:

Si sigues teniendo dudas a la hora de identificarla, acércate a un buen espejo y estira delicadamente la piel. Si observas la formación de líneas sutiles, entonces tienes la piel seca.

¿Cómo tratarla?

Dos son las claves para tratar la piel seca: hidratación y exfoliación. Incorpora a tu rutina cosméticos que actúen a la vez como “hidratante”, “antiaging” y “calmante”. Tus mayores aliados serán las esencias y los serums. La esencia Time Revolution First Treatment Essence y el serum Time Revolution Night Repair Science Activator Ampoule de Missha cumplen todos los requisitos para convertirse en tus mejores amigos frente a la sequedad y prevenir los signos de envejecimiento. Para la exfoliación, utiliza uno suave como la esponja Natural Konjac Cleansing Puff (White Clay).

Ahora que ya sabes la diferencia entre piel seca y deshidratada, ¿a qué estás esperando? Ya ves que es muy fácil. Sigue esta guía, identifica tu piel y empieza a tratarla correctamente.

También hablamos sobre la piel seca o la deshidratada en los posts: “Tu Rutina de belleza en Otoño”, "¿Es demasiado tarde...?" y “Y tu paso más importante es…

Deja un comentario