BLOG

Si eres una auténtica K-adicta, a estas alturas ya habrás experimentado la poderosa atracción de los K-Dramas. Ese hipnótico mundo en el que te vas metiendo poco a poco hasta verte completamente imbuida en él, haciendo maratones interminables mientras comes ramen, sueñas con viajar a Seúl, y te pasas el día soltando a tus conocidos palabras tipo “Annyong haseyo” o a tu pareja, “Oppa” … Si, por el contrario, eres de las que aún no has experimentado la magia de los...