BLOG

Imagínate una coreana… apuesto a que la primera imagen que te viene a la cabeza es la de una de aspecto inocente, con piel perfecta y un maquillaje sutil y natural… Un look delicado que a todas luces destaca por parecer que no lleva ningún maquillaje y que, sin embargo, esconde tras de sí una minuciosa técnica mucho más fácil de dominar de lo que inicialmente te pueda parecer y 100% compatible con tu día a día… Te contamos cómo...