¿Te has preguntado alguna vez si es lo mismo poro que punto negro?... A priori pueden parecer lo mismo, incluso muchas personas se refieren a ellos indistintamente pero la realidad es que no lo son. Y aunque sí es cierto que ambos están muy relacionados, no llegan a ser lo mismo... de hecho, mientras que el primero puede vivir sin el segundo, el segundo sin el primero, no...

QUÉ DIFERENCIA HAY

Los poros son esos diminutos orificios que todos tenemos en la piel. Suelen albergar pequeños pelos y cumplen fundamentalmente dos funciones: por un lado, segregar hacia el exterior aceite (es decir, sebo para mantener la piel hidratada y protegida) y sudor (para eliminar toxinas y regular la temperatura corporal); y por otro lado, permitir que penetren en la piel los ingredientes que le echamos encima para mantenerla bien cuidada.

Por su parte, los puntos negros son esos pequeños bultitos conocidos como comedones que se forman dentro de un poro como consecuencia de la acumulación de sebo, células muertas y restos de impurezas varias (como maquillaje o polución). Los reconocerás porque su capa superior suele adquirir un característico color negro al entrar en contacto con el aire y oxidarse.

Así que por resumirlo mucho y para utilizar una metáfora que explique bien la diferencia entre ambos, podríamos decir que mientras los poros son como una tubería de la piel, los puntos negros son toda la porquería y desechos que se acumulan en ella y la obstruyen.

QUÉ NECESITAS SABER SOBRE LOS POROS Y PUNTOS NEGROS

En el caso de los poros debes saber que siempre van a estar en funcionamiento. Es decir, independientemente que estén llenos de porquería, continuarán expulsando sebo y sudor porque esa es su función. La única diferencia es que si ya contienen porquería que les obstruya la salida al exterior, simplemente se ensancharán para que el nuevo sebo y sudor que produzcan pueda salir… ¿El problema?... Pues que el cerebro manda la señal de producir más o menos sebo en función del tamaño de los poros. A poros más grandes, mayor cantidad de sebo. Es decir, que si te preocupa mantener a raya el exceso de grasa o los poros dilatados, vas a tener que destinar más esfuerzos a una limpieza eficiente de la piel.

Por la parte de los puntos negros, lo que debes saber es que son justo el paso previo a los granitos. Es decir, un punto negro que entre en contacto con una bacteria, se infectará y dará lugar al temido acné. Si además eres de las que te dedicas a tocar los granitos o a intentar “reventarlos”, debes saber que lo único que lograrás es que esas bacterias se liberen y expandan, multiplicándose las posibilidades de infectar a otros puntos negros vecinos y de que te salgan aún más granitos.

CÓMO COMBATIRLOS

Seguro que tú misma conoces ya la respuesta. El gran secreto para mantenerlos a raya son la LIMPIEZA y la EXFOLIACIÓN. En el caso de la primera, no vale cualquiera, la mejor opción será realizar una Doble limpieza por la mañana y por la noche, es decir, comenzar con un aceite limpiador como el M Perfect para seguir a continuación con un limpiador de base acuosa como el jabón de Klairs. Ten en cuenta que una limpieza de un único paso, con toda seguridad se te quedará corta.

Por otra parte, deberás incorporar a tu rutina diaria exfoliantes pero no cualquiera, los químicos o enzimáticos serán los que mejor te irán y muy concretamente los de BHA porque son los más eficaces a la hora de penetrar, atravesar y “despegar” toda la porquería que se acumula en los poros. El exfoliante químico efecto sérum BHA Blackhead o el tónico Aloe BHA son perfectos para este tipo de problemas.

También te serán de gran ayuda, incorporar a tu rutina semanal mascarillas wash-off como la de arcilla de Missha o la sheetmask limpiadora de SKIN79. Y, por supuesto, si lo tuyo es ir directa al grano (o al punto negro en este caso ^.^), siempre podrás utilizar tratamientos de efecto inmediato como los parches anti puntos negros de Mediheal o los de Tonymoly.

También te pueden interesar los Posts: La Doble Limpieza Coreana, Exfoliantes Químicos vs Mecánicos, Piel Grasa. Rock&Wild o Bye Bye, Granitos!

Deja un comentario