Si hace tan solo un par de años me hubieran dicho que la piel y sus necesidades cambian a lo largo de las estaciones, probablemente hubiera pensado “¡Qué exagerados!”, seguido de un “Los fabricantes ya no saben qué inventar para vender más”…Pero no. No podía estar más equivocada. La piel cambia con las estaciones del año y MUCHO, pero también con el estrés, la alimentación, el lugar donde residas o los desajustes hormonales. Sin ir más lejos, mi piel este año ha pasado por 4 fases siguiendo este orden: piel mixta, normal, mixta-grasa y, desde que se acabó el calor, ha empezado una incómoda fase de mixta deshidratada… Ya te digo que si no hubiese empezado a tratarla a tiempo, probablemente habría terminado llegando también a la 5ª fase, mixta-seca. Así que si algo he aprendido estos dos últimos años, es que: hay que “escuchar” a la piel y, que en cada estación, no hay mejor defensa, que una rutina reajustada.

En realidad, el gran secreto de una piel cuidada es bastante sencillo. Simplemente hay que entender cómo se comporta tu piel, para poder ofrecerle en cada momento lo que necesita. Y es que, salvo que tengas una piel normal, no cualquier cosmético te irá bien. Por ejemplo, piensa que en otoño el clima se vuelve más frío, aparecen las primeras lluvias y vientos helados, lo que provocan que tu piel reaccione cerrando poros, produciendo menos sebo y deshidratándose. Pero ¡no te desanimes! a continuación te voy a contar qué debes tener en cuenta a lo largo del otoño para que saques el máximo partido a tu piel y la entrenes para la estación más friolera del año, el invierno.

  • Duchas tibias. En las estaciones de frío, más que nunca, nada de duchas calientes. Ya sé que son un gustazo y que es lo que apetece pero tu piel NO te lo va a agradecer. Solo conseguirás deshidratarla e irritarla.
  • Hidrata intensamente la piel. Incluso si tienes la piel grasa, tu piel necesitará en esta estación extras de hidratación aparte de tu crema diaria. El otoño y el invierno son el momento ideal para sacar la artillería pesada e hidratar tu piel con todos los pasos que te atrevas de la rutina de belleza coreana. Esencias, sérums o mascarillas faciales no deben faltar en tu rutina.
  • Utiliza exfoliantes para combatir la piel seca y escamosa, así cuando te apliques los hidratantes, sabrás que tu piel está absorbiendo correctamente todo lo que le eches. El número de veces dependerá de tu piel. En mi caso, uso un exfoliante mecánico 3 veces a la semana pero si andas perdida y no sabes cuántas veces te irían bien a ti, te recomiendo que sigas el método “Prueba. Error”. Empieza, por ejemplo, con 2 y a partir de ahí, aumenta o reduce según vayas notando la piel.
  • Fortalece el contorno de ojos. Ya sabes que la piel de esta zona es hasta 10 veces más fina que la del resto del cuerpo y hasta 5 veces más fina que la del resto del rostro, por eso, es la más sensible a sufrir microarrugas y la que más necesita hidratarse en épocas de frío para evitar su aparición.
  • Tratamientos despigmentantes. Si te preocupan las manchas, el otoño es la mejor estación del año para seguir este tipo de tratamientos. Piensa que al fin y al cabo, cualquier tratamiento despigmentante realiza una exfoliación de la piel, dejándola más desprotegida y sensible a daños ambientales como el sol o a la aparición de nuevas manchas. Por eso, si quieres realizar este tipo de tratamiento, debes dejarlo siempre para los meses en los que el sol sea menos intenso y agresivo, y siempre utilizando protector solar, independientemente de si el procedimiento lo has realizado en una clínica o en casa con cosméticos.

MIS IMPRESCINDIBLES PARA EL OTOÑO

Lo reconozco. Soy muy poco fiel a las marcas y a los cosméticos. Si veo que alguno no me va bien o que no es lo que necesita mi piel en un determinado momento, lo sustituyo, lo destierro o simplemente lo dejo aparcado para cuando me pueda ir mejor. Así que cuando digo “Mis imprescindibles”, créeme que lo digo total y absolutamente convencida. (^.^)

(Por orden de aplicación)

  1. Como limpiador facial, el Rich Moist Foaming Cleanser de Klairs. Limpia intensamente a la vez que hidrata, alivia y calma.
  2. Como tónico, el Supple Preparation Facial Toner de Klairs. Restaura el pH, limpia y tonifica…pero lo mejor es que es, de todos los tónicos que he probado, el que aporta mayor hidratación de lejos.
  3. Como esencia, el Time Revolution First Treatment Essence de Missha. Este es uno de los grandes lujos de la cosmética coreana. Combate muy eficazmente las arrugas y manchas, mientras mejora la elasticidad y textura de la piel. Todo un must have!
  4. Como sérum, el Time Revolution Night Repair Science Activator Ampoule de Missha. Otro lujazo coreano. Este serum repara los daños de la piel, mejora su textura y firmeza, a la vez que la ilumina y unifica su tono.
  5. Como mascarilla facial, la Honey Nutrition +Vitalizing Mask de Manefit. Hidrata, nutre y revitaliza la piel.
  6. Como contorno de ojos, el Shadow-off Eye Cream de Cremorlab. Hidrata profundamente, mientras reduce las ojeras, elimina manchas y tiene efecto antiarrugas.
  7. Como crema hidratante, la Cell Renew Snail Cream de Missha. Esta es una de mis favoritas. Reduce arrugas, manchas, mejora textura y unifica tono. Sin duda, 100% recomendable.
  8. Como maquillaje y protector solar, el Signature Essence Cushion de Missha. Esta BB Cream en formato cushion es una gozada. Cubre imperfecciones, hidrata, ilumina, da color, protege del sol ((SPF 50/PA+++) y deja un precioso color mate.

Hasta aquí mi Top List y mis consejos para afrontar el otoño con una piel radiante. Pero, recuerda. Cada piel es un mundo y, si de verdad quieres notar grandes avances, deberás “escuchar” con detenimiento a tu piel para saber qué te dice y qué necesita. Si le das lo que te pide, créeme que notarás en poco tiempo grandes resultados.

Deja un comentario